ESCUELA PRIMARIA "MI PATRIA ES PRIMERO"

miércoles, 3 de febrero de 2016

EL IMPERIO INCA....TERCER BIMESTRE SEXTO GRADO.




EL IMPERIO INCA.


      Los incas conformaron una de las civilizaciones más importantes de Suda­mérica; inca era como se llamaba a los gobernantes en este pueblo, pero la palabra también se usaba para hacer referencia a todos los integrantes de esta cultura, por eso es que los conocemos con este nombre. Aunque desde el siglo XII fundaron Cuzco, su ciudad principal, tuvieron su auge hasta el siglo XV, entre 1450 y 1532; precisamente a partir de 1450 el gobernante Pacha­cuti impuso el idioma inca (el quechua) a todos los pueblos que dominaban. 


         No desarrollaron la escritura, pero tenían un complejo método de conta­bilidad llamado quipu, que era un sistema de numeración basado en nudos de colores con el que podían contabilizar unidades, decenas y hasta millones. 

      Entre los incas el comercio no tuvo gran desarrollo, pues sólo intercam­biaban productos; su economía se basaba en la agricultura y en la ganade­ría. Entre sus principales cultivos estaban el maíz, la papa y la coca, planta cuyas hojas se usaban en las ceremonias religiosas. Las tierras se cultivaban de forma comunal y se les dividía en tres partes:

       Una se destinaba para los sacerdotes, los templos y las ofrendas.

    Otra para mantener a los soldados y funcionarios.

       La última parte era para las familias del pueblo. 


     En la ganadería, criaban llamas y alpacas, de las cuales obtenían carne, leche y lana.



        Su sociedad se organizaba en varios grupos, por orden de importancia:

         En primer lugar esta­ba el sapa inca, quien era considerado “hijo del Sol” y era la máxima autoridad política y religiosa.

         En el mismo nivel se ubicaban sus hijos y esposa (la realeza). 

          A continuación estaban los sacer­dotes y jefes militares (quienes conformaban la nobleza).

          por último los campesinos, los servi­dores del gobernante y los prisioneros de guerra. 


         La religión ocupó un lugar fundamental en la vida cotidiana; su dios principal fue Vira­cocha, a quien le atribuían la crea­ción de todo lo existente; también adoraban al Sol, al que llamaban Inti (que además era la deidad protectora de sus gobernantes), y rendían culto a los astros, como al planeta Venus, ya que creían que cuidaba a la humanidad. Igual­mente, celebraban ritos para pedir a la tierra que les brindara los alimen­tos necesarios para subsistir. 

      La cultura inca llegó a su fin cuan­do los españoles, comandados por Francisco Pizarro, conquistaron su territorio en 1532, aprovechando los conflictos locales. 


La educación de los incas .

        En la cultura inca la educación estaba reservada para los nobles. Se impartía en escuelas de Cuzco, las cuales recibían el nombre de yacha huaci. En ellas se instruía a los jóvenes desde la adolescen­cia y se les preparaba para ser sacerdotes o dirigentes, por lo que la educación era fundamentalmente religiosa. Durante cuatro años estudiaban matemáticas, historia, política, astronomía, medicina y el manejo de los quipu. Los encargados de la enseñanza eran los amautas, que en lengua quechua significa “maestro” o “sabio”, quie­nes eran ayudados por los haravicus o poetas, que pre­paraban lecciones en verso para que los alumnos las memorizaran más fácilmente.
 

          Por su parte, a las mujeres nobles, que se instruían en el acllahuasi o escuela, se les llamaba acllas o “mujeres escogidas”. Eran seleccionadas por su belleza, estaban destinadas a los servicios religiosos y se les enseñaba a confeccionar finas vestimentas. En ciertas circuns­tancias el sapa inca las entregaba como esposas a los más altos dignatarios del gobierno. 



          El resto de los niños no asistía a la escuela, así que eran educados por sus padres. Aprendían a cultivar, cazar y elaborar objetos de cerámica, mientras que a las niñas se les enseñaba a tejer, cocinar y hacer labores de limpieza.

martes, 2 de febrero de 2016

LAS MÁQUINAS SIMPLES......TERCER BIMESTRE CIENCIAS NATURALES.

MÁQUINAS SIMPLES.






        Se denominan máquinas a ciertos aparatos o dispositivos que se utilizan para transformar o compensar una fuerza resistente o levantar un peso en condiciones más favorables.
maquina simple





        Es decir, realizar un mismo trabajo con una fuerza aplicada menor, obteniéndose una ventaja mecánica.

      Esta ventaja mecánica comporta tener que aplicar la fuerza a lo largo de un recorrido (lineal o angular) mayor. Además, hay que aumentar la velocidad para mantener la misma potencia. 

        Las primeras máquinas eran sencillos sistemas que facilitaron a hombres y mujeres sus labores, hoy son conocidas como máquinas simples.

        La rueda, la palanca, la polea simple, el tornillo, el plano inclinado, el polipasto, el torno y la cuña son algunas máquinas simples. La palanca y el plano inclinado son las más simples de todas ellas.

        En general, las máquinas simples son usadas para multiplicar la fuerza o cambiar su dirección, para que el trabajo resulte más sencillo, conveniente y seguro.



lunes, 1 de febrero de 2016

HISTORIA TERCER BIMESTRE.....


LAS CULTURAS PRE-INCAS.




A lo largo de la cordillera de los Andes, en Sudamérica, entre los años 1200 A.C. y 1400 D.C., se desarrollaron las civilizaciones anteriores a los incas, las cuales se caracterizaron porque:

  su economía se basaba en la agricultura y la ganadería.

    Cultivaban principalmente papa, maíz, frijol, calabaza, guayaba y algodón, y criaban llamas y alpacas, las cuales los proveían de lana y servían como transporte de carga.


      Desarrollaron ampliamente la cerá­mica y los textiles. 


  Su sociedad estaba controlada por los sacerdotes, por lo que su gobierno era teocrático.


     El resto de la población estaba conformada por agricultores, quienes pagaban tributos al grupo gobernante. 

     A continuación veremos algunas de estas civilizaciones.



Chavín (1200-400 a.C.).
Ésta fue una de las pri­meras civilizaciones de la zona andina. Aunque se ubicaba en la costa central del actual Perú, en terrenos poco propicios para sembrar, sus pobladores construyeron canales de riego y así crearon campos de cultivo. Si bien la agricultura era su principal actividad, también se dedicaban a la metalurgia, la pesca, la caza y la ganadería (domesticaron llamas y alpacas, con las que com­plementaban su dieta).


     La sociedad chavín se organizaba en varios grupos: los gobernantes tenían el poder y los conocimientos astronómicos (relacionados con las fases lunares y los movimientos del Sol y de las estrellas), además eran quienes elaboraban calendarios agrícolas y conocían las estaciones propicias para los cultivos. El resto de la sociedad estaba integrada por artesanos, ganaderos, pes­cadores y campesinos.




Tiahuanaco (100 a.C.-1200 d.C.). 
     Se desarrolló en lo que actualmente es el sur de Perú, Bolivia y el norte de Chile. Esta civilización basó su economía en la crianza de llamas y alpacas y dejó a la agricultura en segundo plano; también se dedicó al trabajo con metales (cobre, oro y plata), al comercio y a la ela­boración de cerámica policroma (de varios colores). 


     Los habitantes de Tiahuanaco levantaron pirá­mides y trazaron canales y caminos. Hasta nues­tros días han llegado vestigios de sus construcciones, como el monumento llamado la Puerta del Sol, muro con bloques de piedra labrados que se cree funciona­ba como calendario agrícola.





Nazca (100-800 d.C.). 
      Se ubicó en la zona sur de lo que hoy es Perú. Sus pobladores se dedicaban al comercio y al trabajo artesanal; en éste destacaron en la elaboración de cerámica policroma, en la que representaban elementos como la tierra, el agua, el fuego, las montañas, el mar y el cielo, a los que les rendían culto. También trabajaron el oro y la plata para hacer máscaras y adornos para la nariz y las orejas. 


     Los nazquenses acostumbraban elaborar trofeos con las cabezas de sus enemigos y mostrarlos como representacio­nes de poder; también se piensa que los usaban en rituales relacionados con la fertilidad.






Moche (100-700 d.C.). 
     Se ubicó en lo que en nuestros días es Ecuador y el norte de Perú. Al igual que otras civilizaciones anteriores a los incas, la reli­gión tenía gran importancia para ellos; de hecho, su sociedad era dirigida por un gobernante que concentraba los poderes religioso y político; sus dioses se relacionaban con el mar, la agricultura y la tierra. 


     En lo que respecta a sus actividades, tuvieron notables avances en la escultura y la cerámica, en las que representaban figuras humanas y de ani­males, así como escenas de su vida cotidiana, costumbres y creencias reli­giosas. Además, trabajaban el oro, la plata y el cobre (con los que moldeaban piezas diversas como cinceles, anzuelos, cuchillos y collares) y comerciaban con otras culturas. En ocasiones usaron la guerra para extender su territorio y obtener prisioneros para el sacrificio. 





Huari (550-900 d.C.). 
     Ubicada en la zona central de lo que hoy es Perú, esta cultura tuvo influencia de Tiahuanaco, como puede apreciarse en su cerámi­ca. Sus ciudades estaban amuralladas y tenían una arquitectura monumental. 


     Además de la cerámica, destacaron en la elaboración de diversos textiles (como ponchos, que usaban en su vestimenta, y tapices de algodón y de lana de alpaca), en algunos de los cuales plasmaron parte de sus creencias religiosas. También practicaron la agricultura y la ganadería y construyeron una extensa red de caminos para intercambiar productos con poblaciones lejanas. 

     Los huari usaban la guerra para obtener recursos de los pueblos que conquistaban.





martes, 19 de enero de 2016

PLANO CARTESIANO.








video


   El plano cartesiano está formado por dos rectas numéricas perpendiculares, una horizontal y otra vertical que se cortan en un punto. La recta horizontal es llamada eje de las abscisas o de las equis (x), y la vertical, eje de las ordenadas o de las yes, (y); el punto donde se cortan recibe el nombre de origen.

    El plano cartesiano tiene como finalidad describir la posición de puntos, los cuales se representan por sus coordenadas o pares ordenadas.

        Las coordenadas se forman asociando un valor del eje de las equis a uno de las yes, respectivamente, esto indica que un punto (P) se puede ubicar en el plano cartesiano tomando como base sus coordenadas, lo cual se representa como:

P (x, y)

     Para localizar puntos en el plano cartesiano se debe llevar a cabo el siguiente procedimiento:

     1. Para localizar la abscisa o valor de x, se cuentan las unidades correspondientes hacia la derecha si son positivas o hacia la izquierda si son negativas, a partir del punto de origen, en este caso el cero.

    2. Desde donde se localiza el valor de x, se cuentan las unidades correspondientes (en el eje de las ordenadas) hacia arriba si son positivas o hacia abajo, si son negativas y de esta forma se localiza cualquier punto dadas ambas coordenadas.

Cartesiano001